Curiosidades sobre el sapo común

¿Sabías qué?


El sapo común se protege de sus potenciales enemigos segregando una toxina a través de las glándulas de la piel. Si debes coger uno para evitar que le hagan daño, luego hay que lavarse las manos, nunca tocarse los ojos ni mucosas sin habérselas lavado antes.

Lamentablemente son víctimas de muchos atropellos, junto al erizo es una de las especies que más sufren este problema.

En el caso del sapo, éste va buscando el calor del asfalto, o bien está de paso en busca de una zona húmeda. Por ello, es muy recomendable que en carreteras comarcales y de montaña se conduzca con mucha precaución para evitar atropellarles.


Existen diversas especies de sapo, entre las que destacan el sapo común, el sapo corredor y el sapo partero. Éste último se caracteriza porque el macho lleva encima los huevos de la puesta de la hembra durante casi un mes, soltándolos luego en el agua.

Se trata de una especie que en invierno busca refugio bajo piedras, grietas, hojarasca, etc. Por ello recomendamos ofrecerles una cobijo seguro, por ejemplo con nuestro “refugio para sapos“.

¡Y no los beséis! lo de que se transforman en príncipe no está demostrado 🙂



Sapo común

Sapo corredor

Sapo partero

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *